Yuli

June 15, 2019

Yuli explora los límites entre la realidad y la ficción, ya que parte de una historia real y trata de reconstruir la infancia y primera juventud del protagonista, el bailarín cubano Carlos Acosta, que se interpreta a sí mismo en algunas partes de la película, las que se centran en el tiempo presente. Yuli tiene una interesante propuesta narrativa, ya que traza un paralelismo entre la historia reciente de Cuba y la vida del propio bailarín.

El guion, escrito por Paul Laverty, parte de la autobiografía de Acosta, No mires atrás (No Way Home) (2007), y presenta fundamentalmente tres tiempos narrativos: desde la actualidad, a partir del montaje que el propio Acosta está realizando de un ballet basado en su propia vida, titulado precisamente Yuli, que es la forma en que se refería a él su padre, se reconstruye la infancia y la adolescencia en La Habana y su carrera como bailarín en diversos lugares del mundo.

La premisa de la que parte todo es que Acosta, cuando era niño, y a pesar de sus dotes naturales para el baile, no quería dedicarse al ballet, sino ser un niño normal. Su padre (un inmenso Santiago Alfonso), en cambio, cree que el baile va a ser la única salida para su hijo, lo que le abrirá las puertas del mundo. Aunque el padre quiere lo mejor para su hijo, muchas veces lo lleva al límite, lo que termina quebrando su relación. Sin duda, una de las mejores escenas de la película es cuando, mediante el montaje paralelo, el propio Acosta asume el papel de su padre en una coreografía que recrea una de las palizas que le propinó. Acosta, que debe su apellido a que sus antepasados eran esclavos en la plantación del mismo nombre, llegó a ser la primera figura del Royal Ballet de Londres y el primer bailarín de color que interpretó Romeo y Julieta.

En realidad, toda la película es una auténtica declaración de amor a Cuba y, especialmente, a La Habana. Cuando todo el mundo quiere abandonar Cuba, lo único que pretende Acosta es regresar a la ciudad y fundar allí su propia compañía, como finalmente hizo.

Leave a Comment